Dieta Mediterranea: La alimentación y el estilo de vida más saludable

Con motivo del Día Nacional de la Nutrición, que se celebrará el 28 de Mayo, la Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética (FESNAD) para promover el ejercicio y físico y una buena alimentación, ha publicado esta imagen que aquí os mostramos.


Tanto alimentación como actividad física son dos factores en los que un individuo puede decidir cada día libre y racionalmente. Por tanto, son éstos sobre los que es importante adquirir una buena educación. Cada individuo, cada país, requiere unas pautas diferentes. Por eso la Consejería de Sanidad Española diseña la pirámide alimentaria, en paralelo al rombo de los alimentos de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESA), en colaboración con el Departamento de Nutrición de la Universidad Complutense de Madrid, una herramienta interactiva.

Es un mensaje o punto de referencia hacia los buenos hábitos alimentarios y  actividad física, unas recomendaciones dietéticas basadas en la evidencia científica. A medida que la sociedad evoluciona, la pirámide ha evolucionado. La última propuesta nos la hace el Grupo de Revisión, Estudio y Posicionamiento de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (GREP-AEDN).

Para poder seguir los consejos que nos da esta imagen sólo tenemos que volver a las costumbres de nuestros abuelos. Es la típica dieta que se consumía en España y otros pueblos de la vertiente Mediterránea en los años 50.

Las características principales son:

  • Es económica.
  • Como técnicas culinarias se emplean: hervir y freir en aceite de oliva a 180ºC como temperatura máxima.
  • Muy variada.
  • Lo que da la tierra va a la mesa: se consumen productos de temporada de origen vegetal, en la base y a diario frutas y hortalizas, muchos cereales (harinas y pastas poco o nada refinadas), frutos secos en cantidad moderada pero frecuentemente; bastantes legumbres y pescado, pocos huevos y aves y muy poca carne. Lácteos y quesos más frescos y menos curados.
  • Rara vez o nunca se consumen alimentos envasados industrialmente ricos en grasas saturadas y trans, en azucares refinados.
  • Se utilizan muchos condimentos (hierbas y especias) y poca sal.
  • La grasa principal tanto de consumo en crudo como para cocinar es el aceite de oliva. Para salsas, dulces, ensaladas, frituras, PARA TODO.

Estamos de suerte, porque esta es precisamente la dieta que a nivel mundial se ha puesto de moda por estar demostrado científicamente que es el mejor modelo a seguir para prevenir y ayudar a curar las enfermedades más comunes en la población: hipertensión, enfermedades cardiovasculares, cáncer, obesidad e incluso depresión.

Es más, la dieta mediterránea ha sido declarada por la UNESCO  y OMS Patrimonio Cultural Inmaterial de la humanidad a finales del 2010.

Teniendo en cuenta que la gran mayoría de la población española come hoy fuera de casa, La Fesnad, Federación Española de Sociedades de Nutrición, Alimentación y Dietética, en sus boletines y trípticos informativos, establece toda una serie de consejos a seguir para que el objetivo de mantener e incluso aumentar la calidad nutricional de los menús que ingerimos sea lograda. Aquí está el enlace: Hoy no como en casa

 

 

 

Acerca de El Club de la Salud

Agricultora. Estudio cocina y sumiller (integrado conceptos).
Esta entrada fue publicada en Hábitos saludables. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s